El 22 de mayo de 2018, actualizamos nuestra Declaración de Privacidad y nuestros Términos de Uso de conformidad con GDPR. Su uso continuo de Educate Magis significa que usted acepta estas políticas. Es por esta razón que le sugerimos dedicar unos minutos a leerlas y a entenderlas haciendo clic aquí.
COVID-19 - Recursos y Recomendaciones Compartidas por Educadores de Nuestra Comunidad Global

Una Tradición VivaIntroducción: Enraizados en los Ejercicios Espirituales

Enraizados en los Ejercicios Espirituales

  1. Nuestro punto de partida para la reflexión viene de los Ejercicios Espirituales, la lente que usamos para discernir la llamada de Cristo hoy.

    A. Visión divina del mundo

  2. Al comenzar la segunda semana de Ejercicios, San Ignacio invita al ejercitante a mirar el mundo con la Trinidad -el Dios que crea, ama y nos sostiene.
  3. Como educadores contemplamos la mirada de la Santísima Trinidad a nuestro mundo. Vemos la energía de la juventud clamando por una vida mejor. Vemos personas disfrutando de la belleza de la creación y luchando por encontrar a Dios en sus actividades diarias. Observamos un crecimiento rápido en lo científico, tecnológico y económico; vemos mucho potencial para mejorar la vida en la tierra. Pero también somos testigos de la violencia, la explotación brutal y la injusticia. Intolerancia religiosa y étnica, fundamentalismo y discriminación que hieren la dignidad humana, desigualdades exacerbadas y muchos socialmente marginados, en particular mujeres y niños.
  4. El severo desequilibrio y degradación ambiental, agravados por una cultura del descarte, que conducen a un planeta envenenado y contaminado. La espiritualidad ignaciana pone las polaridades en tensión en este bello pero sufriente mundo: contemplación y acción, derechos y responsabilidades.
  5. La educación jesuita se centra en educar a los estudiantes para compartir la perspectiva de la Trinidad mirando al mundo y buscando hacerlo más amoroso y justo. Este es el regalo que los colegios jesuitas entregan a la próxima generación.

    B. El coloquio: ¿Qué he hecho por Cristo?, ¿Qué estoy haciendo por Cristo?, ¿Qué debo hacer por Cristo?

  6. Como veréis, Una Tradición Viva es el marco para iniciar un diálogo dentro de nuestro apostolado. En los Ejercicios Espirituales, San Ignacio invita al ejercitante a presentarse ante la cruz y considerar tres preguntas que resuenan a lo largo de nuestra tradición espiritual: ¿Qué he hecho por Cristo?, ¿Qué estoy haciendo por Cristo?, ¿Qué debo hacer por Cristo? (EE # 53).
  7. ¿Qué hemos hecho por Cristo? Una Tradición Viva mira atrás los últimos treinta años de profundo cambio, simultáneamente con nuevas oportunidades para el bien y amenazas a afirmados y profundos valores. Evaluamos las maneras en que la misión de la educación jesuita se ha renovado en documentos y nuevas iniciativas.
  8. ¿Que estamos haciendo por Cristo? Una Tradición Viva contempla las realidades actuales del mundo y de nuestros colegios, relacionándolos con nuestras estadísticas contemporáneas, documentos y recursos.
  9. ¿Qué haremos por Cristo? Una Tradición Viva propone que ahora, en este mundo interconectado, dadas las nuevas realidades, hay identificadores mundiales que deben formar parte de todo colegio jesuita: sin importar las condiciones locales o su contexto.