El 22 de mayo de 2018, actualizamos nuestra Declaración de Privacidad y nuestros Términos de Uso de conformidad con GDPR. Su uso continuo de Educate Magis significa que usted acepta estas políticas. Es por esta razón que le sugerimos dedicar unos minutos a leerlas y a entenderlas haciendo clic aquí.
COVID-19 - Recursos y Recomendaciones Compartidas por Educadores de Nuestra Comunidad Global

Una Tradición VivaParte 3: Identificadores de los colegios jesuitas, Sección 4

4. Los colegios jesuitas están comprometidos con el cuidado de la creación [52]

  1. El 24 de mayo del 2015, el papa Francisco promulgó la encíclica Laudato si´, con la intención de promover el diálogo acerca de nuestra casa común, que está sufriendo serio deterioro a causa de la desidia y la ambición humanas. Para el Papa, la crisis ecológica es un llamado a una profunda conversión interior porque todas las personas están llamadas a proteger la maravilla de Dios. Las implicaciones para los colegios jesuitas son claras. En el Capítulo sexto escribe el Papa:
  2. “Muchas cosas tienen que reorientar su rumbo, pero ante todo la humanidad necesita cambiar. Hace falta la conciencia de un origen común, de una pertenencia mutua y de un futuro compartido por todos. Esta conciencia básica permitiría el desarrollo de nuevas convicciones, actitudes y formas de vida. Se destaca así un gran desafío cultural, espiritual y educativo que supondrá largos procesos de regeneración”. [53]
  3. Para nuestros colegios, esto significa preparar a los estudiantes y sus familias para identificarse y sentirse responsables de toda la creación; asumir la visión de amor divino por el mundo. Una vez más, vale la pena detenerse a reflexionar sobre las exigencias consignas en las Preferencias Apostólicas Universales:
  4. “Nos proponemos, desde lo que somos y con los medios a nuestro alcance, colaborar con otros en la construcción de modelos alternativos de vida basados en el respeto a la creación y en un desarrollo sostenible capaz de producir bienes que, justamente distribuidos, aseguren una vida digna a todos los seres humanos en nuestro planeta”. [54]
  5. Este compromiso debe manifestarse en currículos científicamente rigurosos que den a los estudiantes una comprensión bien informada de temas como el calentamiento global, especialmente cuando algunos quieren negar que las condiciones actuales se deban a la actividad humana.
  6. Para tal fin, la educación ambiental debe formar parte del núcleo del currículo. Nuestros colegios deben incorporar:
  7. 1. Una ética ecológica en nuestros cursos de ciencias, teología y humanidades.
  8. 2. Un hermanamiento entre colegios en todo el mundo que se oriente al cuidado de la creación.
  9. 3. Programas de servicio y defensa de la comunidad donde los estudiantes enfrenten:
    i. La contaminación del aire y el agua;
    ii. La pérdida de hábitat que ha llevado formas de vida al borde de la extinción.
  10. Nuestros colegios deben hacer todo esfuerzo para llegar a ser ambientalmente sostenibles, mediante:
    i. La reducción de su huella de carbono.
    ii. Comprando productos que hayan sido producidos responsablemente y que sean reciclados apropiadamente.

Ejercicio 22. Para el discernimiento:

En tu región del mundo:

  1. ¿Cómo evalúas este desafío?
  2. ¿Cuáles son los obstáculos más significativos?
  3. ¿Cómo podemos adaptar este desafío para todos los colegios jesuitas de manera que reflejen el mayor bien?
  4. En este contexto ¿Qué ha hecho tu apostolado educativo?
  5. ¿Qué debería estar haciendo tu apostolado educativo?