El 22 de mayo de 2018, actualizamos nuestra Declaración de Privacidad y nuestros Términos de Uso de conformidad con GDPR. Su uso continuo de Educate Magis significa que usted acepta estas políticas. Es por esta razón que le sugerimos dedicar unos minutos a leerlas y a entenderlas haciendo clic aquí.

Una Tradición VivaParte 3: Identificadores de los colegios jesuitas, Sección 9

9. Los colegios jesuitas están comprometidos en la excelencia humana [65]

  1. Muchos de nuestros colegios son conocidos, con razón, por sus programas de excelencia académica. Algunos son conocidos por su excelencia en preparar a los estudiantes para lograr habilidad en tecnología, en agricultura y en otras vocaciones.
  2. Reflexionando en los rápidos cambios globales estamos pensando que la excelencia en muchos de nuestros colegios va a requerir un diálogo continuo sobre cómo educamos: ¿Qué pedagogías?, ¿Qué currículos?
  3. Este desafío fue resaltado por el P. General Arturo Sosa en el 2107 en JESEDU-Río:
  4. Primero, urge que nuestras instituciones sean espacios de investigación pedagógica y verdaderos laboratorios de innovación didáctica, de los que surjan nuevos métodos o modelos formativos.
  5. Esto implicará que exploremos lo que otros hacen y lo que podemos aprender de ellos, como también lo que la ciencia de la pedagogía plantea para un mundo cada vez más técnico y caracterizado por la cultura digital en la que nuestros estudiantes han nacido y crecido.
  6. Es necesario que nuestras instituciones sean conscientes del cambio antropológico y cultural que estamos presenciando y sepan educar y formar de un modo nuevo para un futuro distinto. [66]
  7. Todos los colegios jesuitas deben se excelentes en la humanización de sus comunidades. Ayudando a los estudiantes y empleados a profundizar sus empatías y relaciones durables de amistad.
  8. Los colegios jesuitas deben enseñar acerca de la dignidad de la mujer, que es compañera total e igual en todas las empresas.
  9. Los colegios deben combatir activamente el racismo en todas sus formas.
  10. Los colegios deben transmitir y crear un clima donde todas los seres humanos, como hijos de Dios, sean bienvenidos independientemente de su orientación sexual.
  11. Cimentados en el principio de la cura personalis, el cuidado del individuo, los colegios deben apreciar la dignidad y el valor de cada uno de sus miembros.
  12. Muchos educadores jesuitas han encontrado significativo reflexionar sobre la carta que el P. Kolvenbach escribió como introducción a la Pedagogía Ignaciana:
  13. “Al recomendarle este documento, ruego a Dios que llegue a ser otro importante paso hacia la consecución de nuestro ideal como educadores: formar hombres y mujeres que se distingan por su competencia, integridad y espíritu de servicio.” [67]
  14. Posteriormente, el documento Excelencia Humana (2015) precisando este objetivo, afirmando:
  15. “Estos cuatro calificativos expresan la “excelencia humana” que la Compañía de Jesús quiere para los jóvenes que nos confía la sociedad.” [68]
  16. La educación jesuita debe aspirar a desarrollar mujeres y hombres conscientes, compasivos, comprometidos y competentes.
  17. Conscientes, porque además de conocerse a sí mismos, gracias al desarrollo de sus habilidades para interiorizar y cultivar una vida espiritual, tienen un conocimiento consistente y una experiencia de la sociedad y sus desigualdades.
  18. Compasivos, porque son capaces de abrir sus corazones para solidarizarse con los demás y para asumir su sufrimiento.
  19. Comprometidos, porque al ser compasivos decididamente luchan por la fe y con medios pacíficos, trabajan por la transformación de sus países y de las estructuras sociales para alcanzar justicia.
  20. Competentes porque deben ser:
    1. Capaces de crear, entender y usar conocimientos y destrezas para vivir en su contexto y transformarlo;
    2. Capaces de ser parte del cambiante y diverso mundo creando proyectos de vida para otros y con otros;
    3. Capaces de desarrollar las destrezas intelectuales, académicas, emocionales y sociales requeridas para los logros profesionales y humanos.
  21. Nuestro tradicional énfasis en la excelencia académica no debe ser despreciada. Permite a nuestros colegios cumplir una de las funciones sociales fundamentales y les permite entrar en diálogo con una sociedad más amplia en el campo de la calidad educativa. Pero en nuestros colegios este empeño debe enmarcarse dentro del contexto de la excelencia humana.

Ejercicio 27. Para el discernimiento:

En tu región del mundo:

  1. ¿Cómo evalúas este desafío?
  2. ¿Cuáles son los obstáculos más significativos?
  3. ¿Cómo podemos adaptar este desafío para todos los colegios jesuitas de manera que reflejen el mayor bien?
  4. En este contexto ¿Qué ha hecho tu apostolado educativo?
  5. ¿Qué debería estar haciendo tu apostolado educativo?