Presentamos “Involúcrate”, una página para saber por qué, quién y cómo involucrarte en Educate Magis, nuestra comunidad global.

Por Ruth Marlene Mirabal Cortez
Ene 28th, 2019

Marcelo Escobar Mollinedo nos relata la experiencia de los Profesores del Colegio “San Ignacio” de la ciudad de La Paz en Bolivia quienes realizaron trekking por el Camino Precolombino del TAKESI.

El pasado miércoles 12 de diciembre Profesores del Colegio “San Ignacio” de la ciudad de La Paz, realizaron un treeking por el Camino Precolombino del TAKESI, esta ruta prehispánica es una de las muchas que unían los pisos ecológicos de las zonas altas con las cálidas, transitadas desde tiempos inmemorables por personas que intercambiaban productos tropicales con productos del altiplano.

Sin duda esta actividad nos permitió conocer lugares maravillosos, disfrutar de paisajes increíbles, estar en contacto pleno con la naturaleza, salir de nuestra rutina diaria, dejar nuestra zona de confort y sobre todo compartir de una manera diferente entre todos. Como siempre cualquier actividad de este tipo implica cierto grado de dificultad y llegar hasta el paso de la cumbre a 4.600 msnm., para luego seguir por senderos de piedra, descender caminos con gran dificultad, abrirse paso entre la vegetación, sortear obstáculos, atravesar ríos y llegar hasta el final de esta ruta, nos ha permitido aprender que como compañeros de trabajo tenemos siempre a un amigo a nuestro lado que nos brinda su ayuda y nos muestra su solidaridad; que comparte lo que tiene y recibe con gusto lo que se le da; que está presto a extender la mano y ayudar a sanar heridas; que mientras estamos caminando, tenemos la oportunidad no solo de contar como estamos, sino también de escuchar; podemos conocernos un poquito más y tratarnos un poco mejor, podemos sentir que CAMINANDO JUNTOS llegaremos siempre a estar bien.

Quienes participamos de esta caminata, en algún momento mientras caminábamos en solitario o cuando nos sentábamos a tomar un descanso coincidíamos también que estos tiempos nos servían para meditar y reflexionar acerca de nuestras acciones y nuestras actitudes, a pensar en nuestras familias y en las personas que viven en nuestros corazones y sin duda apreciando la grandeza de DIOS y de su compañía permanente.

“Sólo con DIOS guiando el camino, encontrarás la fuerza, el coraje y el valor para seguir adelante”.

Marcelo Escóbar Mollinedo