Con el deseo de sortear divisiones y saltar cordilleras, los alumnos de los colegios San Ignacio A. O. en Santiago de Chile y Nuestra Señora de Itatí en San Miguel, Buenos Aires, Argentina se encontraron para compartir lo nuestro, lo suyo y lo común. Nada más y nada menos que hacer comunidad a lo Ignaciano.

Con el foco centrado en lo que nos une, los profesores Paula Gauto y Sebastián Álvarez en Argentina y David Chamorro en Chile unimos nuestra creatividad en servicio de un momento de compartida y apertura hacia nuestras formas de vincularnos. El objetivo era generar en los alumnos un sentido de pertenencia a una comunidad global que los acoge y a su vez achicar los límites que separan a dos países vecinos. Para ello, creamos un espacio previo al encuentro en la plataforma digital  Flipgrid. Así, tanto docentes como alumnos pudieron dejar un mensaje invitando a los miembros de cada comunidad a participar.

En el encuentro, el profesor de Historia Rubén Ahumada expuso los puntos en común que nos identifican como hermanos latinoamericanos. Luego, los alumnos fueron divididos en salas de chat y allí recogieron particularidades contadas en primera persona por los protagonistas, nuestros jóvenes. Cada intercambio era moderado por un docente argentino o chileno y los grupos fueron cuidadosamente distribuidos para que primara la diversidad. Al final, compartimos palabras que nos resonaron durante el encuentro y los padres Jesuitas Francisco Gismondi en Argentina y Gonzalo Contreras en Chile nos acompañaron.

El resultado fue una experiencia memorable de aprendizaje en pos de favorecer la cultura del encuentro. Compartimos algunas de las reseñas de los alumnos:

Me llevo una hermosa experiencia Única de poder conocer otros países y aprender cosas interesantes y nuevas”

Ideas de poder unirnos con personas de otros piases para aprender de las distintas culturas, los conocimientos que adquirí fueron, que hay que tener cuidado con las palabras, que hay palabras que se dicen de distinta manera y que hay que ser respetuoso con las demás personas.”

Una buena experiencia para poder soltarme más con mis compañeros y otros chicos.”

Como idea me llevo la enseñanza de que aunque vivamos en distintos países, todos estamos tenemos algo en común y que no estamos solos. Lo que me llevo del encuentro es esa reflexión no estamos solos en esto del covid y en muchas más cosas.”

Quiero agregar que ahora puedo decir que conocí personas de chile 😏 Fue un lindo momento que pase con mi familia también. Si bien ellos no aparecían, estaban presentes.”

Nos llena de alegría haber transitado esta experiencia que da sentido al aprender de múltiples formas. Seguiremos fortaleciendo estos lazos gracias a una comunidad Ignaciana que nos abraza y a una plataforma como Educate Magis que nos conecta.