Les étudiants imaginant « Le Monde que le Christ Désire » Un projet de réflexion globale !

El pasado ciclo escolar 2020-2021 fue difícil para todos en el mundo, entre clases virtuales, mala conexión de internet, cámaras apagadas, micrófonos que no funcionaban, el perro ladrando en casa y ni se diga la labor titánica de muchos profesores y directivos para coordinar la logística de esta situación en la que, hasta cierto punto, “seguimos”; pero bien sé que ¡lograremos superar juntos!

En el Instituto Oriente de Puebla (ubicado en Puebla, México) pensamos que a pesar de los “diversos matices” que nos presenta la vida, no todo es gris y siempre habrá una posibilidad. Todos sabemos que existe una red de Colegios Jesuitas en el mundo y es realmente hermosa, y aprovechando esta riqueza decidimos hacer uso de ella y saludar a nuestros hermanos en otros países, como fue el caso con Bolivia, Argentina y Londres, donde a través de diferentes actividades programadas entablamos: conversaciones, intercambio de cartas, juegos, oraciones, reflexiones y convivencia virtual entre generaciones de 6° de Primaria, 1° de Secundaria y 3° de Secundaria, respectivamente.

¡El resultado fue magnifico!, nuestros alumnos quedaron encantados y con ganas de más, al igual que los alumnos de los colegios participantes de los otros países; es por ello que los invitamos a participar con nosotros en este tipo de experiencias, con miras a hacer algo más en un futuro cercano que, esperemos, no sea tan lejano.

¡Anímense a participar!, escriban en los comentarios de esta publicación de qué colegio son si les gustaría vivir este reto y aventura con nosotros y otros colegios hermanos.

 

Les dejo algunos comentarios de nuestros hermanos colegas en Bolivia y Argentina, que con mucho gusto y entusiasmo participaron con nosotros, y a quienes agradezco la experiencia conjunta.

El espacio de confraternización con los estudiantes del Instituto Oriente dejó en nuestros alumnos un gran aprendizaje, el intercambio permitió conocer más de su cultura, de sus platos típicos y sintieron la calidez humana y espiritual de sus compañeros y profesores. El encontrarse con gente de su edad que está en otra parte del mundo fue motivante para sentirse cercanos a pesar de la virtualidad.
Esta experiencia nos mostró que, aun encontrándonos en diferentes países, teniendo culturas distintas nos une el carisma y espíritu ignaciano, nos enseñó que, aunque las situaciones sean adversas nuestra espiritualidad nos fortalece y nos hace capaces de afrontar con positivismo y empatía las experiencias que nos da la vida, fue una gran vivencia que de alguna manera nos desafió a reinventarnos. ” Lic. Claudia Jadue Serrano, Responsable de Pastoral, Colegio del Sagrado Corazón, Sucre, Bolivia

 

La experiencia para nuestros alumnos y docentes en Argentina, de conocer y compartir un poco de nuestras vidas, culturas y vivencias con un colegio hermano, fue sin dudas enriquecedora. La posibilidad que nos da esta etapa de virtualidad nos permite abrazar y en cierta forma, viajar a México al encuentro de un Jesús vivo, que se manifiesta en la calidez con que se compartieron las actividades. Vale destacar ante todo la predisposición y alegría con que se vivió la organización previa, y el encuentro mismo: Hermanos de países distintos, con realidades diferentes, pero con un mismo norte: Vivir al modo de Jesús. Celebramos este encuentro, y agradecidos a Dios le pedimos que siga dando frutos en los corazones de nuestros alumnos. Y nos brindé la posibilidad de seguir profundizando lazos con este y otros colegios de la compañía. ” Ing. Augusto Peralta y Lic. Luciano Fonti, Agentes Pastorales, Colegio Inmaculada Concepción, Santa Fe, Argentina.