El 22 de mayo de 2018, actualizamos nuestra Declaración de Privacidad y nuestros Términos de Uso de conformidad con GDPR. Su uso continuo de Educate Magis significa que usted acepta estas políticas. Es por esta razón que le sugerimos dedicar unos minutos a leerlas y a entenderlas haciendo clic aquí.
COVID-19 - Recursos y Recomendaciones Compartidas por Educadores de Nuestra Comunidad Global

Derecho a la Educación – Introducción

Preview

Introducción

DECLARACIÓN DERECHOS HUMANOS

Artículo 26.

(1) Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos.

(2) La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.

(3) Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.

 

 

La educación es un derecho humano fundamental y un factor esencial para la plena realización de otros derechos. Educar a las niñas y a los niños y hacer posible que desarrollen todo su potencial como personas para llevar una vida plena y productiva, es la primera responsabilidad de toda sociedad. Los beneficios de la educación no se agotan en quien los recibe, sino que se extienden al conjunto de la sociedad y afectan a muy diversas dimensiones del progreso, empoderamiento y bienestar colectivo.

En este módulo nos vamos a concentrar en comprender la importancia de la educación como Derecho Humano de todas las personas y qué entendemos como calidad de la educación.

“Todo el bien de la cristiandad y de todo el mundo, depende de la buena educación de la juventud.” (Pedro de Ribadeneira SJ, 1556, escrito a Philip II, rey de España en nombre de San Ignacio de Loyola)

Volver Arriba