El cuidado de nuestra casa comúnIntroducción al marco

Una visión ignaciana

Como personas para y con los demás, también nos esforzamos por ser para y con toda la creación. Con la conciencia de nuestra interconexión y con compasión y compromiso, caminamos juntos para transformar nuestros conocimientos, actitudes, hábitos y prácticas para reconciliarnos con todos los seres, todos los elementos del mundo y con el Creador. Lo hacemos individual y colectivamente, tanto a nivel local como global, con el espíritu ignaciano de fe y alegría para un futuro sostenible y lleno de esperanza.

Para los cristianos se trata de una conversión ecológica “que implica dejar brotar todas las consecuencias de su encuentro con Jesucristo en las relaciones con el mundo que los rodea. Vivir la vocación de ser protectores de la obra de Dios es parte esencial de una existencia virtuosa.” (LS 217)