El cuidado de nuestra casa comúnUna forma de proceder

Las familias

“Muchas cosas tienen que reorientar su rumbo, pero ante todo la humanidad necesita cambiar. Hace falta la conciencia de un origen común, de una pertenencia mutua y de un futuro compartido por todos.” (LS 202)

“Para nuestros colegios, esto significa preparar a los estudiantes y a sus familias para identificarse y sentirse responsables de toda la creación; asumir la visión de amor divino por el mundo.” (UTV 190, Identificador Global 4)

Como familia, somos la influencia más importante en la vida de nuestros hijos. Desde sus primeros momentos de vida, nuestros hijos confían en nosotros para salvaguardar y satisfacer sus necesidades. Los padres somos los primeros maestros de un niño y actuamos como modelos de cómo actuar y cómo vivenciar el medio ambiente que les rodea, desempeñando un papel vital en la conciencia y educación ecológica de nuestro hijo. Al fomentar en casa actitudes y prácticas positivas de justicia ecológica, modelamos y fomentamos en nuestra familia el respeto por el medio ambiente y el cuidado de todos los seres vivos y no vivos.

Reflexión

  • ¿Cómo reflexiona nuestra familia sobre los problemas/retos medioambientales de nuestro planeta?
  • Como padres, ¿cómo conectamos el cuidado del medio ambiente, nuestra fe y nuestra familia?
  • ¿De qué manera podemos, como padres, ayudar a nuestro hijo a entender cómo incorporar el cuidado de nuestra casa común en todos los ámbitos de la vida: al cocinar, al comprar, en el transporte y en los servicios que utilizamos?

Acción

  • Discutir en familia los retos medioambientales más graves a los que se enfrenta la comunidad y/o el mundo.
  • Identificar y enumerar las prácticas medioambientales actuales de los miembros de tu familia.
  • Como familia, comprométanse con una práctica medioambiental (hábito/estilo de vida) que cambiarán para cuidar nuestra casa común.