El cuidado de nuestra casa comúnIntroducción al marco

Introducción

Mientras nuestra Red Global de Colegios Jesuitas continúa discerniendo cómo actuar como un cuerpo universal con una misión universal (CG35, D. 2, #20) el grito de la madre tierra no puede dejar de ser escuchado. Por el contrario, debería convertirse en el centro de cualquier obra educativa jesuita que desee alinearse con la misión de la Compañía de Jesús. Los colegios jesuitas de todo el mundo han estado discutiendo y reflexionando sobre la importancia de formar estudiantes que entiendan que ser personas para y con los demás hoy en día también significa abrazar el cuidado de nuestra casa común como una dimensión fundamental de nuestra humanidad.

En 2020, el Secretariado para la Educación de la Compañía de Jesús dio un paso más profundizando estas discusiones y convocó a un grupo de trabajo global para crear un marco ecológico para las escuelas jesuitas que diera sentido, dirección y orientación a nuestro trabajo mientras cuidamos de nuestra casa común, individual y colectivamente, tanto a nivel local como global. Uniendo las diversas voces y realidades de las seis regiones de la Red Global Jesuita junto con Fe y Alegría, este grupo de trabajo ha creado una visión ignaciana del cuidado de nuestra casa común junto con un marco para los diversos actores dentro de las comunidades escolares mientras caminamos juntos como comunidad ignaciana en esta importante tarea.

Este marco sirve como recordatorio de que cada uno de nosotros es una parte significativa de la creación de Dios y cada uno de nosotros tiene un papel que desempeñar en la animación de la visión de Dios para el cuidado de nuestra casa común. Alineado con nuestra misión jesuita de reconciliación y justicia, y con el mandato de Cristo de amarnos los unos a los otros, este marco nos anima a examinar nuestras acciones y hábitos individuales y colectivos a través de preguntas claves de reflexión y sugiere acciones prácticas que podemos realizar para sanar nuestra tierra. El trabajo de este grupo de trabajo ha incorporado la llamada urgente a cuidar nuestra casa común esbozada en la Laudato Si’, las Preferencias Apostólicas Universales, Una Tradición Viva y los Acuerdos Finales JESEDU-Rio2017, y está diseñado para complementar y mejorar el maravilloso trabajo que ya se está realizando en nuestras escuelas Jesuitas. Es una invitación, como ciudadanos globales, a continuar y a profundizar nuestro cuidado de la creación, aún más durante la celebración del Año Ignaciano que nos llama a ver nuevas todas las cosas en Cristo.