¿Quién Quieres Ser? Una experiencia escolar global que invita a los jóvenes a descubrir un camino hacia la plenitud de la vida.Participa aquí

El cuidado de nuestra casa comúnUna forma de proceder

Exalumnos

“Así, el éxito máximo de nuestro empeño educativo no puede ser medido por cómo sea el graduado al momento de su titulación. En su lugar, la oferta de la educación jesuita se mide mejor por cómo los graduados comprometen su vida en las décadas posteriores a su graduación. Las respuestas aún parciales, encontradas, que los iluminaron en el aula, ¿Continúan siendo preguntadas y re-preguntadas a lo largo de la vida?, ¿Dan fruto en futuras decisiones de los negocios, la vida personal, la inquietud religiosa, las posibilidades alimentadas en redes de trabajo y auténtico encuentro?” (UTV 285, identificador global 10)

Como exalumnos, somos una parte integral de nuestra comunidad educativa. A través de nuestra conexión con nuestra alma mater jesuita, apoyamos la visión ignaciana y la fe católica de la institución para la que el cuidado de nuestra casa común es un aspecto integral. Apoyamos a nuestras escuelas financiera, simbólicamente y también a través de las relaciones y, como tales, podemos y debemos actuar como modelos para la próxima generación, especialmente en el cuidado de nuestra Madre Tierra. A través de la colaboración continua, nuestra experiencia y conexiones que ayudarán a apoyar la misión medioambiental de la escuela y ofrecerán tutoría al personal y a los estudiantes actuales.

Reflexión

  • ¿Cómo puedo, como exalumno de una escuela jesuita, encarnar el compromiso compasivo hacia toda la creación?
  • ¿Cómo profundizamos los exalumnos en la perspectiva ignaciana del cuidado de la casa común?
  • ¿Cómo podemos los exalumnos transmitir el valor del mundo natural y mantener el aprecio de los jóvenes por sus valores no utilitarios?

Acción

  • Definir formas de participar en el cuidado activo de nuestra casa común: personalmente, en mi trabajo, en mi comunidad y en mi antiguo centro educativo.
  • Conectar con las redes jesuitas para orientar a los estudiantes, profesores y personal sobre las mejores prácticas ecológicas.
  • Comprometerse a compartir el tiempo, los talentos y/o recursos económicos para ayudar a la transición de mi escuela hacia la sostenibilidad medioambiental.