El cuidado de nuestra casa comúnUn logotipo universal

El significado del logotipo

El ciclo del agua representa un enfoque Ignaciano para el cuidado de nuestra casa común a través de nuestras escuelas:

Dios, representado por el sol, es la fuente de toda la vida, que brilla constantemente sobre cada parte de la Tierra para iniciar y mantener el ciclo. La gota de lluvia individual refracta la luz del sol y transporta los nutrientes y la vida por toda la Tierra. La gota de lluvia representa a cada persona en nuestras escuelas. El profeta Isaías imagina de forma similar que Dios envía lluvia y nieve sobre la Tierra que no cesan hasta que han hecho su trabajo. (Is. 55:10)

Al igual que las gotas de lluvia se unen para formar nubes, ríos y vastos océanos, los individuos de nuestras escuelas forman colectivamente diferentes niveles de las redes de la comunidad local a través de nuestros planes de estudio, ministerios, actividades y participaciones institucionales. Estos grupos colaboran para trabajar en diferentes niveles para la transformación y el cuidado de nuestro mundo.

Finalmente, este conjunto de gotas de lluvia cubre toda la faz del globo, adaptadas de forma única a los ecosistemas locales, pero compartiendo las mismas cualidades y la misma fuente como red global. Este ciclo de educación Ignaciana continúa a medida que estas gotas de lluvia fluyen y se transforman a través de sus interacciones con la Tierra, y entre sí, antes de volver a la fuente de toda la vida para comenzar de nuevo.