El 22 de mayo de 2018, actualizamos nuestra Declaración de Privacidad y nuestros Términos de Uso de conformidad con GDPR. Su uso continuo de Educate Magis significa que usted acepta estas políticas. Es por esta razón que le sugerimos dedicar unos minutos a leerlas y a entenderlas haciendo clic aquí.

El sábado 16 de abril de 2016, a las 18:58 hora local, Ecuador vivió el peor seísmo que ha sufrido el país en los últimos 67 años. El terremoto, de 7.8 puntos en la Escala Richter, tuvo su epicentro en la costa norte de Ecuador. Afectó principalmente a toda la zona costera, entre la que se encuentran las provincias de Esmeraldas y Manabí, alcanzando también a otras provincias de la costa ecuatoriana como Guayas, Santa Elene, Los Ríos, Santo Domingo o El Oro, además de varias provincias de la Sierra Norte, Central y Sur. Tras este primer terremoto, se registraron más de 417 réplicas que alcanzaron los 6 grados y cuyo impacto llegó a sentirse en varios departamentos colombianos y peruanos. Las réplicas se siguen sucediendo, agravando las consecuencias causadas por el primer seísmo.

Sin embargo, el impacto de los terremotos no es igual en todas las zonas. En contraste con Ecuador, dos seísmos registrados en la isla japonesa de Kyushu de una magnitud de 7,3 registraron 41 muertos. La diferencia en términos de preparación y prevención entre los países en riesgo es evidente. A pesar de que países como Ecuador han sido declarados zonas de riesgo sismológico, uno de los problemas que enfrenta el país es la falta de construcciones que cumplan con las normas indicadas para enfrentar este tipo de situaciones.

Con el diseño de esta unidad didáctica, planteamos una serie de dinámicas y actividades pensadas para trabajar con el alumnado el terremoto ocurrido en Ecuador. El objetivo es que los y las jóvenes conozcan mejor el país donde ha ocurrido el seísmo y se doten de herramientas para analizar lo ocurrido de manera crítica y desde distintos puntos de vista. 

El terremoto de Ecuador es una oportunidad de trabajar desde el punto de vista educativo conceptos como vulnerabilidad, igualdad o sostenibilidad ambiental, comprendiendo la necesidad de adaptarnos a los fenómenos naturales del planeta en el que vivimos. Es, además, un escenario práctico en el que los y las jóvenes pueden plantearse qué acciones emprender para contribuir con esta situación, como medio de poner en práctica sus competencias como ciudadanos y ciudadanas globales.

Descargar: Propuesta Didáctica – Emergencia Ecuador