On May 22nd 2018, we updated our Privacy Statement and our Terms of Use in compliance with GDPR. Your continued use of Educate Magis means you agree to these revised policies, so please take a few minutes to read and understand them here.

El proyecto cierre del día es un espacio de tiempo y reflexión personal en el que los alumnos van adquiriendo habilidades y estrategias de conocimiento personal, para hacerse conscientes de lo vivido por dentro y de la relación con los demás.

Objetivos del cierre del día. ¿Para qué?

  • Aportar a los alumnos un espacio y un tiempo de reflexión, diseñado, guiado y adecuado a su edad, que les ayude a hacer una relectura del día, en clave ignaciana.
  • Ayudar al niño en su proceso de crecimiento personal
  • Ayudar a los alumnos a descubrir herramientas de autoconocimiento y consciencia de uno mismo

Desarrollo. ¿Cómo está planteado, cómo se hace?

El proyecto de Cierre del Día surgió como una propuesta del equipo docente de Primaria, que detectó la necesidad de contar con un espacio de tiempo para poder trabajar con los niños la interioridad y reflexión personal. Las dos clases de por la tarde se han reducido 10 minutos, de tal forma que disponemos de 20 minutos donde el tutor/a vuelve a su grupo para realizar el cierre del día.El cierre del día España

Cada alumno cuenta con un cuadernillo personal y cada día de la semana se dedica a un foco de interés, variando las herramientas seleccionadas para la reflexión pero teniendo todas el mismo objetivo.

Lunes → Objetivo personal semanal: Los objetivos deben incidir en la potenciación de lo que cada uno tiene, o mantener una buena actitud o acción que ya pertenece al repertorio del niño.

Martes → Foco emocional: Se le ofrece al alumno la oportunidad de conocer sus emociones y dialogar sobre sus sentimientos.

Miércoles → Foco académico: Ser consciente no sólo de lo que hemos aprendido, sino lo que hemos recordado, actualizado, la utilidad que le damos a lo que hemos aprendido

Jueves → Foco de convivencia: hacer una relectura de los acontecimientos vividos, y vernos a nosotros mismos en los mismos: nuestras respuestas, posturas, gestos, etc.

Viernes → Evaluación de la semana: guiada y regulada por el maestro poniendo el peso no tanto en el producto final sino en el proceso que nos ha llevado a su consecución. Puede realizarse tanto de manera individual (mediante el uso de escalas, semáforos…) como conjunta, potenciando en ambos casos un proceso de reflexión.

El Examen EspañaEstudiantes Cierre del DíaAlumnos Cierre del Día España

REFLEXIONES PERSONALES:

DIEGO FERNÁNDEZ-BALDOR (TUTOR DE 3º DE PRIMARIA)

La principal fortaleza con la que cuenta este proyecto es que surge del equipo docente, por lo que la puesta en práctica nace de las propias convicciones, deseos e ideas del profesorado, lo que se traduce en un especial cariño e interés en esta franja del horario escolar. En este primer año, los profes nos hemos ido ayudando los unos a los otros, hemos compartido prácticas que han resultado exitosas creando un “archivo” de actividades adaptadas a la edad, hemos intercambiado impresiones,… Es decir, la implicación y compromiso están presentes, algo esencial para que el proyecto cierre del día tenga sentido, y, sobre todo, para que los alumnos lo vean como algo importante, trascendente, con interés para su beneficio personal y del grupo.

El Examen en Colegio de EspañaEn cuanto a la experiencia en estos meses que llevamos haciendo el cierre del día: la considero hasta ahora muy gratificante. Es un espacio en el que los niños paran (que no es poco), piensan, e intentan mirarse a sí mismos por dentro y a sí mismos en su relación con los demás. Es difícil, tiene que ser un proceso en el que el profesor ayude y guíe mucho, sobre todo para que en la reflexión siempre gane la vertiente positiva. Además, somos conscientes de que esta apuesta no da resultados visibles a corto plazo o inmediatos, sino que lo que estamos haciendo es plantar y regar una semillita para ayudar a los alumnos a ser más competentes, más comprometidos, más conscientes… Además, no todos los alumnos pasan por el mismo nivel de madurez, y tampoco todos afrontan a la vez el paso de mirarse hacia dentro.

Además, también resulta igualmente gratificante para el profesor. Siempre nos quejamos del tiempo y del ritmo frenético que llevamos dentro y fuera del cole. Bien, éste espacio de tiempo permite parar también al profesor, a través de la guía que hace a los alumnos también está revisando y releyendo su día, su práctica. Por otra parte, los momentos en el que los alumnos desean compartir sus reflexiones, aportan al tutor un conocimiento muy profundo y personal de sus alumnos que quizá se escapara si no existiera este espacio.

Nosotros también reflexionamos sobre el cierre del día, y nos damos cuenta de que quedan detalles por pulir y mejorar, pero de lo que no dudamos es que merece (y mucho) la pena. 

Un saludo a todos.

GEMA RODRÍGUEZ (TUTORA DE 5º DE PRIMARIA)

Soy tutora de 5º de primaria del colegio Kostka Jesuitas Santander.  Me gustaría trasmitir mi experiencia en la reflexión diaria al finalizar la jornada escolar. Creo que la posibilidad de cerrar la jornada con una pausa para dar sentido al día y sentirse es muy valioso para los alumnos al igual que para el profesorado que somos testigo de este proceso por varias razones. 

Los niños, al igual que los adultos, vivimos nuestro día a día de manera frenética y experimentamos una necesidad de parar para construir nuestro día reconstruirnos. Para lograrlo es esencial retomar nuestras vivencias diarias y  despejar un momento la mente sintiéndose presente. Esta acción diaria que ofrecemos en el cole cubre esta necesidad que nuestros alumnos experimentan diariamente como un momento clave de su jornada.

El sistema educativo está enfocado a la  adquisición de  las competencias clave para convertir a nuestros alumnos en hombres y mujeres provechosos para la sociedad desde una dimensión más productiva que humana. Desde este enfoque  no se da cabida al ser, al espíritu, nuestra esencia; es decir, lo que realmente somos. En nuestro cole, al acabar del día les estamos transmitiendo a nuestros alumnos que este ser es importante y debe cultivarse desde un principio diariamente ofreciéndoles una herramienta para hacerlo adaptada a cada nivel y a su edad. Mirándose por dentro y mirando su día a día, conociendo lo que realmente son. Somos lo que sentimos y vivimos.

Ser consciente de cómo encajan las piezas que van componiendo nuestra cotidianidad es esencial para un desarrollo integral de los alumnos que al mismo tiempo es uno de los objetivos generales que se deben alcanzar al finalizar la etapa de Primaria.  Los docentes somos testigos de esa construcción diaria de experiencias, emociones, conocimientos, proyección de objetivos y metas alcanzables cada semana.

estudiantes examen espanaNecesitamos trasmitirles que todos tenemos habilidades y dones buenos para ellos  mismos los primeros y por consiguiente para la sociedad. Esta dimensión tiene que ver con el trabajo de la teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Garner. Aunque en el enfoque curricular no se trabajen esos dones que tienen, están dentro de ellos y son tan importantes como las mates o la lectura. En este proceso los alumnos van creándose un auto concepto positivo tan importante para poder sentirse capaces en su día a día. Deben focalizarse y esforzarse en desarrollar esos dones para ofrecérselos a los demás (HOMBRES Y MUJERES PARA LOS DEMÁS). Este concepto también está muy relacionado con el Discernimiento Ignaciano ¿cómo sabemos qué quiere Dios que hagamos en nuestra vida? ¿cuál es nuestra misión?  

Cada día se llevan en sus mochilas aprendizajes para la vida: somos emociones y todas las emociones son necesarias y buenas, tenemos que ahondar en aquellos contenidos académicos que trabajamos y sentimos curiosidad, son aprendizajes significativos para nosotros. Somos personas en sociedad y nos relacionamos con mucha gente a lo largo del día y es importante atender a nuestra forma de relacionarnos porque eso también construye mis habilidades para la vida. 

Para concluir diré que como tutora este momento está siendo muy valioso ya que representa una herramienta muy eficaz de conocimiento de mis alumnos y de análisis de sus  necesidades que en definitiva son las nuestras. Durante el tiempo que dura la reflexión se ofrece a los alumnos la posibilidad de compartirlo de manera voluntaria. Es importante saber qué necesitan los alumnos para poder trabajar conjuntamente. Creo que soy muy afortunada al poder vivir este tiempo junto a mis alumnos.