On May 22nd 2018, we updated our Privacy Statement and our Terms of Use in compliance with GDPR. Your continued use of Educate Magis means you agree to these revised policies, so please take a few minutes to read and understand them here.



En el Colegio Nuestra Señora de Montesión, durante el 2017 y 2018, hemos empezado a aplicar el nuevo modelo MIRA (Montesión Imaginando, Renovando el Aprendizaje) en Ciclos Formativos.

La principal metodología empleada es el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP). Cada grupo-clase realiza diferentes proyectos en determinados momentos del curso. Estos pueden incluir todos los módulos o sólo algunos de ellos, trabajando siempre contenidos de los mismos. Los proyectos se realizan en diferentes espacios fuera de la clase y los resultados académicos se plasman en los nuevos boletines con calificaciones por módulos y competencias.

Nuestra referencia para diseñar las actividades se fundamenta en el Paradigma Ignaciano, donde experiencia, reflexión y acción se encuentran en constante interacción. Nuestro objetivo educativo consiste en formar hombres y mujeres conscientes, competentes, comprometidos y compasivos (CCCC).

Uno de estos proyectos, Und jetzt wohin? (¿Y ahora hacia dónde?), que consistía en la organización de un viaje de trabajo a Alemania tuvo lugar el pasado noviembre en el 2º curso del Ciclo Formativo de Grado Superior de Asistencia a la Dirección. Como tema transversal de Formación Humana se introdujo la existencia del movimiento artístico Stolpersteine en Alemania.

El movimiento Stolpersteine ​​nace en los años 90 de la mano del artista alemán Gunter Demnig con el objetivo de recordar a las víctimas del nacionalsocialismo. Stolperstein significa “piedra o adoquín para tropezar”. Cuando el peatón tropieza, baja la cabeza y se inclina para leer el texto: una forma de demostrar respeto hacia la víctima. A través de la instalación de placas de bronce conmemorativas se mantiene viva la memoria de las víctimas. Actualmente hay más de 61.000 Stolpersteine ​​repartidos por toda Europa, lo que hace que hoy en día sea el monumento memorial disperso más grande del mundo. En la Península Ibérica, la primera piedra se puso en 2015 en la localidad catalana de Navàs. Las piedras se incrustan en las aceras frente al último lugar donde vivió, estudió o trabajó la víctima antes de su arresto y deportación. Hay un adoquín para cada una de las víctimas recordadas.

Para nuestra sorpresa uno de nuestros alumnos comentó que uno de sus bisabuelos, Miquel Navarro Campomar, fue encarcelado en un campo de concentración nazi por el hecho de haber sido concejal del Ayuntamiento de Palma durante la II República. A partir de aquí surgió la propuesta de poner un Stolperstein en su honor, lo que nos llevó a ponernos en contacto con la asociación Memoria de Mallorca y con el Ayuntamiento.

Investigando sobre su figura, descubrimos que fueron varias las personas de Palma que como él fueron encarceladas o asesinadas en dichos campos, de manera que nuestro proyecto adquirió una nueva dimensión. Probablemente, poner un Stolperstein recordando la figura de Navarro, con quien ahora sentimos un vínculo especial, puede ser un primer paso para dignificar su memoria y la de tantos otros que como él fueron represaliados.

El próximo mes de diciembre, el artista Gunter Demnig se trasladará a Palma para la instalación de varios adoquines conmemorativos, de manera que contamos con poder seguir desarrollando nuestro proyecto con los alumnos del próximo curso académico.

Pasaporte de prisionero de campo de concentración a nombre de Miquel Navarro Campomar


All Blogs