Students Imagining “The World that Christ Desires” A Global Reflective Project!
By María Paula Arango Zambrano
Apr 26th, 2021

Bolivia, Ecuador y Perú han avanzado, en los últimos 10 años, en la promoción de un marco técnico y legal para el ejercicio de los derechos de las personas en situación de discapacidad en la educación, la salud y el empleo. Sin embargo, la realidad dista mucho de ser mínimamente satisfactoria, debido a la muy escasa dotación de recursos para su implementación. De hecho, persiste una situación discriminatoria que tiene expresión en los niveles de pobreza, de ingresos y de exclusión social de las personas en situación de discapacidad, situación que se ve especialmente agravada en el medio rural y en la población indígena.

En el ámbito educacional, la brecha se manifiesta en el difícil acceso a los distintos niveles educativos, en la inadaptación y baja calidad de la enseñanza especial e inclusiva recibida y en la precaria preparación para acceder a empleos remunerados. Durante el último año, esta situación de brechas educativas y económicas para población con discapacidad se ha visto profundizada por los impactos de la crisis sanitaria del COVID19.

Este proyecto está orientado a que los niños, niñas, jóvenes y adultos en situación de discapacidad y/o con dificultades de aprendizaje, provenientes de familias de escasos recursos, incrementen su nivel de logro de competencias para la vida y el trabajo, contribuyendo a su mayor inclusión educativa y social.

Se implementará en 26 centros educativos de Bolivia, Ecuador y Perú, apostando por el continuo educativo para estas personas, abarcando desde la atención temprana, la educación básica regular y especial inclusivas, hasta la educación técnica para la inserción laboral.

Para ello, el proyecto propone una intervención con toda la comunidad educativa (equipos directivos y docentes, estudiantes y familias), con las autoridades educativas y con la comunidad local, pasando de un enfoque predominantemente asistencial a un enfoque de derechos.

Estas son las 4 líneas de acción:

  • Formación de docentes y familias de los 26 centros educativos para la generación de competencias sobre la atención y acompañamiento a niños y jóvenes en situación de discapacidad y dificultades de aprendizaje de las diversas modalidades educativas. Se favorecerá el fortalecimiento de prácticas pedagógicas inclusivas en todos los niveles y en especial en los 8 servicios existentes de atención temprana.
  • Incremento del nivel de inclusividad de los 26 centros participantes mediante la mejora del equipamiento para el aprendizaje, la adecuación de infraestructura, y la promoción de los niveles de inclusión en sus 3 dimensiones: cultura inclusiva, políticas inclusivas y prácticas inclusivas.
  • Promoción de capacidades de empleabilidad y emprendimiento en 3 centros de educación especial y 3 de educación técnica inclusivos, mediante la instalación y fortalecimiento de unidades de emprendimiento para el aprendizaje, la realización de prácticas laborales y un trabajo de información, sensibilización y compromiso con las empresas para la inserción laboral de personas en situación de discapacidad.
  • Sensibilización e incidencia pública sobre el derecho a la educación de los niños, niñas y jóvenes en situación de discapacidad.

Esta incidencia permitirá compartir las propuestas pedagógicas y logros del proyecto con autoridades educativas, con la Federación Internacional de Fe y Alegría (presente en 22 países) y con redes de la sociedad civil. Además, se buscará incidir en la necesidad de esfuerzos de la cooperación internacional para la educación inclusiva.