On May 22nd 2018, we updated our Privacy Statement and our Terms of Use in compliance with GDPR. Your continued use of Educate Magis means you agree to these revised policies, so please take a few minutes to read and understand them here.
COVID-19 Resources and Recomendations Shared by Educators from our Global Community
By Educate Magis
Apr 7th, 2020

En este artículo Fe y Alegría Internacional comparte los desafíos que los Centros de Fe y Alegría están teniendo que enfrentar a nivel global y las acciones que están tomando para poder continuar entregando una educación popular de calidad. “La gestión global, nacional y local de Fe y Alegría en este tiempo y circunstancias, tiene el reto de revisar nuestros modos de proceder y el seguimiento a nuestros planes y proyectos. “

Ya salimos del primer shock mundial del “no puede ser” ante las noticias de las consecuencias del “coronavirus” en la humanidad. Ya vemos como la gente de muchos países se va enfermando cada vez más, como la información oficial nos dice que no se ha alcanzado “el pico infeccioso”. La cosa va para largo. Y en eso estamos todavía. Paralelamente, vimos como uno a uno, los gobiernos de los países donde Fe y Alegría hace vida han cerrado las escuelas por medidas sanitarias. Limitando los trabajos en oficinas públicas y privadas, y la prohibición de aglomeración de personas como “barrera” para enrentar el contagio. Como a muchas personas y organizaciones nos puso ante el “no saber qué hacer”, pero “algo hay que hacer”.

Afortunadamente el mundo colapsado como está, Fe y Alegría dentro de él, ha empezado a dar respuestas más orgánicas. En nuestro caso, las respuestas han ido en la dirección de lo que sabemos hacer y que es nuestro aporte específico en este tiempo-espacio que nos toca vivir.

Nuestra opción de desarrollar programas de “educación popular de calidad” se ha visto movida a buscar nuevas formas, y otras no tan nuevas, de educación a distancia. Transitando por metodologías ya probadas como la tele-educación y la educación radiofónica para contextos de poca conectividad y falta de equipos tecnológicos en las casas; modificando metodologías pedagógicas, tiempos, contenidos y desarrollo de competencias apoyándonos en los recursos existentes en nuestros centros y trabajando más con otras organizaciones.

En este contexto, hay que hacer una mención especial a nuestros maestros y maestras, docentes del mundo, que han tenido que triplicar sus tiempos para preparar los procesos nuevos, garantizar su desarrollo y medir los impactos en el después de manera creativa. Este esfuerzo de cara al futuro es comparable con el de los-as Médicos y enfermeros-as que han dado un paso al frente en esta primera etapa de la crisis originada por la pandemia. Son los-as Maestros-as y Docentes junto a las familias, las Madres y los Padres, los-as que nos pueden ayudar para evitar a punta de educación las pandemias del futuro; y ayudar a que todos y todas en todas partes podamos ejercer el derecho a una educación de calidad. Y en eso estamos. Ya les iremos contando.

Si una palabra tiene sentido en nuestra gestión institucional es el “acompañamiento”. Cuidamos sobremanera la atención a las personas que somos y hacemos Fe y Alegría. No cambiamos las cosas para cambiar a las personas, hemos optado por cambiar a las personas que somos las que cambiamos las cosas. Tenemos clara conciencia de nuestra misión de “transformar personas para cambiar el mundo”.

En nuestra cultura como organización se va posicionando cada vez más la idea de que para gestionar Fe y Alegría hay que ser “expertos en humanidad” y que “para ser efectivos hay que ser afectivos”. Esto no es nuevo, ni moda, ni ha emergido recientemente entre nosotros como el coronavirus. Esto de acompañarnos en la misión se viene haciendo desde hace muchos años, pero sin duda en estos tiempos recobra nuevos escenarios, acciones y dimensiones. Informarnos y compartir sobre cómo estamos viviendo como personas, como familia, como “movimiento” y como institución es agenda prioritaria y obligada en cada encuentro virtual. Ayudarnos a prevenir la propagación del Covid-19 y cómo inocular la solidaridad en todo lo que hacemos. Cómo cuidarnos y cuidar a otras personas. Apoyarnos psicológicamente, en Fe y Alegría somos muy afectivos, hacemos el caminar a punta de encuentros, abrazos e intercambio de afectos; debemos seguir demostrándonos lo mucho que nos valoramos entre nosotros, pero ahora en la distancia del cuerpo y las cercanías de espíritu, es todo un aprendizaje.

En este sentido, el acompañamiento espiritual que es una parte fundamental en nuestro trabajo, hoy tiene dimensiones de confinamiento en el espacio-tiempo-relación primero de nuestras vidas. Eso además vivido en esta Semana Santa que no olvidará nuestra generación ni nuestras vidas. Nos está tocando reconocer “la debilidad de la carne” y con las palmas la grandeza de nuestro Dios. Nos está tocando verle crucificado en una cama o en la calle sin atención y no dejarlo ahí, sino atenderlo, no esperar que muera para bajarlo a la vida. Nos está tocando enfermarnos en medio de la incertidumbre y no perder la esperanza en medio este “sábado de madrugada”. Pero por sobre todo, nos toca mirarnos a la cara con alegría de domingo, de pascua, de transito de un mundo que es y que mañana esperamos que no sea igual. Otro mundo es posible, que sea más humano, más justo, mas fraterno, más integrado a la naturaleza como un todo, y nosotros-as todos-as disfrutando del Reino de Dios. Nos está tocando todo y al mismo tiempo.

La gestión global, nacional y local de Fe y Alegría en este tiempo y circunstancias, tiene el reto de revisar nuestros modos de proceder y el seguimiento a nuestros planes y proyectos. Estamos a todos los niveles revisando nuestras prioridades y planes operativos anuales que recién terminamos a fines del año pasado y principios de este, que sin duda se han visto impactados por la emergencia. Estamos re-orientando estrategias, metas e indicadores de lo que podemos seguir haciendo en este nuevo contexto; incorporando las acciones emergentes y hasta donde nos da la “mayor capacidad de prever” los recursos y plazos para responder.

Estamos en diálogos con mucha gente que apoya económicamente nuestro trabajo para redefinir los términos de los acuerdos. Y por qué no reconocerlo, estamos preocupados porque ya los fondos de los que disponemos para nuestro accionar ordinario son limitados, hasta con déficit, ahora tenemos que seguir dando nuestro aporte específico ordinario y los emergentes para los cuales no tenemos nada presupuestado. Tenemos que accionar rápido y asertivamente, por eso también necesitamos la comprensión y mayor solidaridad en la procura de los fondos que requerimos para seguir “dando la cara”. Afortunadamente no vamos solos, nos hemos ido integrando cada vez más a otras obras de la Compañía de Jesús para dar respuestas como cuerpo apostólico universal. Nos compromete más aún las respuestas comprensivas y solidarias de nuestros donantes privados (personas e instituciones) y públicos. Sabemos que no vamos solos y que además contamos contigo.

Queremos compartir algunas acciones que se viene realizando para seguir acompañando a nuestra comunidad educativa, no solo para garantizar el derecho a la educación, sino para que tengan acceso a los mínimos comunes para vivir, que ha sido una de nuestras banderas en los últimos días.

En Chile, a través de un comunicado, nos pusimos al servicio de los educandos e iniciamos conversaciones por grupo de interés. Las conclusiones sirvieron para hacer mecanismos homologados. Tuvimos que hacer un saltó la brecha digital (obras SJ y FyA), pero teniendo en cuenta que no todos los chicos y chicas tienen internet. Ayer, 02 de abril, lanzamos una plataforma de apoyo pedagógico para aprovechar el trabajo desde casa; además creamos un repositorio en drive de materiales (pedagógicos y de espiritualidad). El Informativo mensual lo estamos sacando semanal para podernos dar apoyos y hacer algunas campañas.

En Perú, IBM nos propuso trabajar con CISCO para utilizar una plataforma de capacitación a directivos y docentes a distancia que, entre sus funcionalidades, tiene el grabar sesiones y facilitar la interacción (WEBEX). En las zonas rurales estamos pensando implementar clases por radio ya que no tienen acceso a internet.

Ecuador, por su parte, tiene en perspectiva que después del Covid-19 la realidad del derecho a la educación no pinta muy bien.  El clima del país está complicado y preguntas como, ¿cómo vamos a sostener niños y niñas con padres sin trabajo, familias no conectadas, casas sin servicios?, son cada vez más frecuentes. Fortalecer el teletrabajo y la teleeducación, es una de las respuestas, pero sigue siendo obligación del Estado; PUES las personas vinculadas a la educación no tienen formación en estos temas. Es importante ver como desde Fe y Alegría, tenemos cuidado para que esta situación no genere una nueva exclusión, debemos velar por la gente “de la calle”, tenemos que seguir siendo la voz de quienes no tienen voz.

En Bolivia, seguimos trabajando desde los grupos de WhatsApp para acompañar a nuestros docentes y representantes, esperamos llegar a nuestros 400 centros de esta manera. Vemos esto con esperanza y con ánimos.  Y sabemos que las personas en condición de discapacidad, es doblemente vulnerada; por eso estamos generando información y traducción en señas de las medidas para combatir el COVID-19.

En Uruguay la situación va llegando más lenta. Estamos atendiendo a familias que viven del día a día. Queremos comunicar la situación de los equipos de los centros que están en la primera línea de trabajo con mucho compromiso, están ahí atendiendo a las familias. Han llegado diversas ayudas y colaboración de empresas y particulares que no conocemos que tratan de ayudar con donaciones.

En Argentina, cada centro fue encontrando sus maneras para hacerle frente a la situación. (grupos de WhatsApp, Google Class room, videos caseros, Facebook…). Por otra parte, estamos montando una campaña profondos, para poder garantizar alimentos, cuidado y prevención a todas las familias vulnerables que hacen parte de nuestro movimiento. Varias emprendedoras de nuestros centros han donado sus productos a servidores públicos, como tapabocas.

Espiritualidad FyA Argentina es el nombre del grupo de producción de acompañamiento con materiales que se distribuyen por WhatsApp.

En Guatemala, las clases hasta ahora están suspendidas por 21 días. Estamos desde la oficina nacional trabajando desde la casa. Elaboramos guías para trabajar a distancias con los estudiantes y trabajamos juntamente con el plan de comedor escolar con el Gobierno para hacerles llegar comida y víveres a las familias. Vía radio y TV de la comunidad estamos llegando a los centros educativos. Tenemos una campaña sobre la prevención Covid-19 y con los Jóvenes PJO llamada “Cuarentena positiva – pronto volveremos a florecer”.

En Brasil, FyA está siguiendo las instrucciones del gobierno. Están suspendidas las clases y estamos desarrollando trabajo remoto y tareas a distancia. Hay realidades diferentes desde cada una de las 14 regiones. Apoyaremos en la divulgación de esas actividades vía redes sociales, Instagram, Facebook. Hemos publicado un comunicado oficial fijando la posición de FyA Nacional.

En Venezuela, por su parte, estamos acompañando a la gente que tiene migrantes en su familia dando recomendaciones. #UnaPalabraOportuna sigue llegando vía WhatsApp desde lo educativo, psicológico y espiritual con otras obras de las SJ. Las 23 radios de FyA continúan ofreciendo clases por radio dos veces al día, se irá ampliando.

La situación en Honduras es bastante complicada. La ministra de salud es una pedagoga y hay conflicto con los médicos sobre las recomendaciones, eso produce incertidumbre. Tenemos gente que trabaja para FyA que ha dado positivo, y todos estamos trabajando desde casa, por lo que se ha retrasado el trabajo que teníamos armado y estamos reprogramando actividades. Tenemos muchos proyectos que debíamos entregar rendición y estamos reprogramando. Los jóvenes no tienen ni equipos inteligentes ni internet. La campaña en redes es muy difícil. Nuestros alumnos no se pueden quedar en casa porque viven del día a día, entonces orientamos en medidas de salud.

En Italia, la gente se ha movilizado mucho por el país hacia el sur y con ellos el virus. Se prevé que pudiera darse fuerte brote allí también, no solo en el norte. Las escuelas tienen más de 1 mes de cerradas y con ellas el teletrabajo. Se habla de escuela presencial en septiembre. Nuestros alumnos y la gente que no está registrada en contratos no recibirán ayudas estatales por no estar habilitadas para recibir ayudas. Los problemas económicos hacen que la gente la situación alimenticia se complique. Nuestros alumnos siguen las clases a distancia, pero empieza a haber problemas de conectividad y dinero para obtener datos. Tuvimos que retrasar nuestra campaña de procura de fondos porque todo se está desviando para salud. Hemos comunicado para concientizar a la gente de Italia y sus familias de la importancia de quedarse en casa. Hemos promovido la responsabilidad de no salir a la calle si está contagiada. La migración es vista como problema, pero ahora con la venida de médicos de otros países la cosa se percibe deferente. Se agrava la violencia de género en casa.

En Haití, hace 1 semana hay estado de emergencia. Dos casos muy sonados (un artista y un regente de un orfanato) fueron los primeros en dar positivo COVID-19. Desde FyA estamos trabajando a distancia. Es muy difícil hacer que la gente se quede en casa porque vive del día a día. Si el Estado no toma medidas, lo que puede pasar es catastrófico. Desde FyA estamos viendo como atender a los padres que viven de la calle y a los niños y niñas distribuyendo comida en la medida de lo que podemos. Desde la SJ estamos promoviendo el acompañamiento a las familias más vulnerables de manera urgente e inmediata.

En República Dominicana, estamos en cuarentena hace apenas unos 7 días, se suspendieron las clases en las escuelas y no estábamos preparados en el país para esto. Se cuenta con una plataforma del Ministerio de Educación en formato digital para seguir el reforzamiento de los contenidos que ya se han trabajado, con ejercicios educativos complementarios en radio y televisión del Ministerio.  Fe y Alegría diseñó una guía para que los padres trabajen con los niños y niñas en las casas, adicional se les entregó material pedagógico para reforzar los contenidos en casa, porque nuestros estudiantes no cuentan muchas veces con energía eléctrica, equipos como laptops, computadoras ni internet. Estamos utilizando grupos de WhatsApp con los padres. Como ayuda social en nuestros centros se están entregando raciones de alimentos a los familiares de nuestros estudiantes y buscando ayuda para poder ampliar a más personas. Estos operativos se realizan desde las instalaciones de nuestros centros con voluntarios del personal docente, personal administrativo y padres/madres.

En la oficina nacional hemos venido trabajando en una investigación preliminar de la situación, que será de mucho aporte para todas las Fe y Alegría a futuro.

El sistema de salud está al borde de colapsar, ya los principales hospitales y clínicas privadas ya están a su máxima capacidad. El Estado tardó mucho en lanzar una campaña de educación sobre el tema y aún persiste mucha inconsciencia por parte de la población. Ya tenemos reporte de familias de nuestros centros y familiares de colaboradores que han fallecido a causa del Coronavirus.

En Colombia, Nos agarró esta situación como desprevenidos. Nos reta a cómo manejamos la comunicación con nuestra gente de FyA y el país. El foco de infección es más fuerte en Bogotá. Ha habido descoordinación entre el Gobierno Nacional y los Gobiernos Departamentales. Hay aislamiento desde hace más de una semana. En términos de la atención a la primera infancia hemos abierto comunicación virtual con los PPRR y hemos tenido que producir un manual de comunicación. Hemos entregado paquetes alimentarios. En cuanto a la administración de centros educativos, hemos suspendido las clases por orden del Mineduc. No está claro cómo será la estrategia educativa del estado. Entre suspensión y vacaciones no hay claridad. Los directores y profesores están trabajando para teletrabajar y   desarrollar teleeducación. En desarrollo y empoderamiento socio comunitario, está suspendido el trabajo presencial. Se está trabajando a manera virtual. FyA Nacional y Regionales estamos teletrabajando y además ya se ve claramente la emergencia económica y sanitaria, por lo que aparece un riesgo de no recibir las obligaciones económicas por parte del Estado con el que se tiene acuerdos y contratos formales de servicio, esas se reciben para pagar entre otros al personal y pone en riesgo la continuidad de muchas personas. Desde Comunicación hemos hecho el manual mínimo para garantizar la comunicación efectiva y cumpliendo las normativas legales con menores; concentrar la información en redes de apoyo; en RRSS materiales motivacionales nacionales y regionales; hemos tomado piezas de otros países con el isologo del corazón y nosotros hemos producido piezas y ponemos el isologo general. Hemos tomado y ponemos a disposición lo que estamos haciendo para todos y todas. Estamos acompañando con el responsable de espiritualidad de la oficina nacional, con Facebook live para conectar con las personas que hacen parte de FyA en Colombia.

En Paraguay, se está usando el WhatsApp para acompañar a los alumnos. Los centros educativos que están en los lugares más vulnerables sirven para la distribución de kits de salud, ayuda económica y alimentos a la población vulnerable, por parte del Gobierno. Estamos pensando cancelar la rifa de este año. Tenemos muchos proyectos paralizados y se pospondrán.

En El Salvador, tenemos una cuarentena de 30 días decretada por el Gobierno con circulación controlada.  El Gobierno ha implementado una aplicación en línea para monitorear la situación y a partir de ella recibe beneficios laborales. Se decretaron aplazamientos en el pago de las obligaciones de alquileres y servicios. En FyA hemos creado nuevos métodos de trabajo, pero nuestra gente no tiene teléfonos inteligentes ni conectividad, estamos usando donde se puede aplicaciones de comunicación a distancia. Con la gente de las oficinas estamos redefiniendo las maneras de trabajar, este es el momento en el que las personas con las que trabajamos nos necesitan más en que nunca. Estamos tratando de crear contenidos positivos y propositivos para orientar a la población, también contenidos de acompañamiento espiritual. Debemos encontrar los canales idóneos para seguir comunicándonos con los jóvenes. Hay más tiempo para dedicarse a los estudios, y menos elementos distractores que tenemos que aprovechar.

Desde Guinea Conakri, en África, estamos trabajando, aquí no se está tomando en cuenta la gravedad de la pandemia. La gente dice que “si no lo ve no lo cree”, “que parece una enfermedad de los blancos”, pero para quienes pueden ver un poco más allá, nos da mucho miedo por África por la vulnerabilidad en el sistema de salud. Hay pocos casos de contagio registrados en el país, pero no se ha tomado ninguna medida. Las escuelas están cerradas porque el 22 de marzo hubo elecciones. La realidad es que desde septiembre no hemos tenido escuela regular, así que es muy difícil que terminemos el año, escolar. Estamos en cuarentena, pero en las comunidades las casas son “comunes”, viven varias familias en una casa, por lo que hay mucho contacto personal; la gente vive día a día el confinamiento, y se mantiene de los trabajos informales; por lo que surge la pregunta: ¿de qué van a vivir? No hay recursos regulares, por lo que no se puede vivir la cuarentena. En África los más afectados son Sudáfrica, la RD Congo (donde está FyA), Marruecos, Mali, Camerún, Lesoto, Botsuana … donde al menos hay un caso. Crecen los países que adoptan medidas, pero la realidad cultural, económica y habitacional lo hace muy difícil de aplicar. FyA África no tenemos aún un plan, pero como partenarios de UNICEF estamos tratando temas para enfrentar la propagación del virus. Puntualmente, en FyA Guinea estamos planteando cómo dar cursos por la radio con radios amigas, porque la gente tiene acceso a la radio en las comunidades; y para también sensibilizar a la gente sobre la enfermedad. Tenemos todos los centros cerrados.

Desde España, Entreculturas lleva 3 semanas de confinamiento.  El equipo está bien de salud dentro de la emergencia, sin embargo, ha muerto ya algún familiar. En el departamento de cooperación se está tratando de recoger todo lo que se viene haciendo en los países y obras que ayudamos para enfrentar la situación, esto lo hemos recogido en la web de Entreculturas. Seguimos trabajando a distancia. Estamos en diálogo con Alboan y el sector social de la SJ en España como institución de cooperación que somos.

El Equipo Federativo Internacional continúa tele-trabajando desde Bogotá, Quito, Madrid y Sao Paulo. Estamos teniendo una especial atención al cuido de las personas que hacemos parte del equipo. Se refrendó y re-orientó el POA 2020 en términos de énfasis y tiempos. Eso se irá monitoreando semanalmente. Desde Comunicación, pusimos a la orden de los países las herramientas de trabajo para garantizar la conexión de los equipos nacionales. Estamos en trabajo con las iniciativas y países para seguir el desarrollo de las webs y el plan de comunicación. Tenemos el reto de mejorar las coordinaciones con los países e iniciativas internacionales para no duplicar esfuerzos. Todos estamos queriendo responder rápido a esta emergencia, se están haciendo muchas cosas. Ahora queremos hacerles en red, mejor y más asertivamente. Esta crisis nos ha permitido fortalecer nuestro trabajo en Red y estamos seguros de que serán mucho más los aprendizajes y avances mientras sigamos trabajando de la mano en la frontera abierta por el COVID-19.
Sabemos que la historia humana no acaba aquí. Somos parte del pueblo de Dios que llevamos más de 5 mil años de camino de liberación. Queremos ratificar nuestro compromiso de Fe con el Mundo posible, muy parecido a la promesa del Reino de nuestro buen Papá Dios. Queremos ratificar en medio de tanto dolor humano, nuestra Alegría de seguir sirviendo a Jesús en cada rostro de niñas, niños, jóvenes y adultos, enfermos y sanos … porque todos nos veremos felices el día después, en la Resurrección de la Carne.

¡Felices Pascuas!
Artículo originalmente publicado en https://www.feyalegria.org