On May 22nd 2018, we updated our Privacy Statement and our Terms of Use in compliance with GDPR. Your continued use of Educate Magis means you agree to these revised policies, so please take a few minutes to read and understand them here.
By Educate Magis
Jul 10th, 2019

Em esta entrevista el P. Guillermo Baranda SJ, Delegado de Educación para la Provincia de Chile, comparte cómo en las escuelas de su región están ayudando a los estudiantes a escuchar a su voz interior y a aprender el camino de la interioridad usando la Pausa Ignaciana.

1. ¿Podrías contarnos un poco sobre ti, tu historia con la Educación y la Comunidad Jesuita y tu rol actual?  

Parte de mi formación es en el área de Educación, y después de pasar por responsabilidades más internas en la Compañía de Jesús tuve la oportunidad de desempeñar funciones de rector en dos colegios en el norte y sur del país, lo que fue en parte el preámbulo de mi designación en el cargo de delegado en el área de Educación escolar en Chile, que ocupo desde hace ocho años. En este tiempo parte importante de mis funciones y esfuerzo ha estado centrado en la reorganización de algunos elementos del conjunto de colegios de la Compañía y asociados.

Por otra parte, ha habido una labor importante por parte de la provincia para potenciar distintos órganos de gobierno mucho más colaborativos, incluyendo otras perspectivas y mayor compromiso de otras personas. Una buena parte del trabajo de nuestra oficina, con un equipo conformado por tres personas, se centra en los responsables de la dirección de los colegios (formación, reflexión, reclutamiento, etc.), y ha sido un especial reto aterrizar la misión de la compañía en los sectores más populares con financiación pública, así como encontrar el balance adecuado entre políticas y acciones comunes con aquellas propias de cada institución.

Cabe destacar que en Chile tenemos una estructura en la cual esta responsabilidad abarca los colegios de la red FLACSI y también de la red de colegios de Fe y Alegría, aunque esta última es relativamente pequeña en comparación con la red existente en Venezuela. Además de esto, hay una cantidad de colegios dentro de la red que no pertenecen o son dirigidos por la Compañía de Jesús, como por ejemplo colegios ignacianos no jesuitas.

2. ¿Cuál es tu opinión general sobre la Acción #1 (descrita más abajo) y su impacto en la consecución de la misión de la Compañía de Jesús?  

Los Delegados se comprometen a promover el ​Examen de Conciencia en cada uno de los colegios para ayudar a los y las estudiantes a escuchar su voz interior y aprender el camino​ ​de​ ​la​ ​interioridad.” JESEDU-Rio2017

Para nosotros tiene mucha importancia, en primera instancia lo que tiene que ver con el cultivo de una relación más particular con Dios por parte de los estudiantes, con un concepto muy relacionado con la vida y lo que va aconteciendo desde la infancia hasta la madurez. El cultivo de la interioridad, del silencio, la vocación y la libre respuesta al llamado de Dios, lo cual consideramos además muy oportuno y adecuado a la realidad que estamos viviendo en la actualidad.

3. ¿Nos podrías contar cómo han llevado a cabo la implementación de esta acción en tu Provincia? ¿Qué pasos han tomado?

El primer gran paso ha sido incluirlo en nuestra planificación, que se formaran los equipos de trabajo y que los colegios comenzaran a compartir lo que estaban haciendo.

En los colegios pertenecientes a la red FLACSI se ha realizado un ejercicio de toma de conciencia y dar a conocer el JESEDU-RIO 17, especialmente en las reuniones de directivos escolares que se llevan a cabo de forma periódica. Adicionalmente, después de JESEDU-RIO 17 los colegios de la red estaban en una dinámica de renovación de su planificación y planes de trabajo a dos/tres años, lo que dio cabida a la creación de un plan de trabajo donde en el área de reforzamiento de la identidad se definió el proyecto de “La Pausa Ignaciana”. Por otra parte, durante el año 2018, se inició una comisión de directivos de cinco escuelas para hacer seguimiento a la implantación de este proyecto, identificando un mayor éxito en la implantación semanal en contra de la diaria, con espacios de 20 a 40 minutos incluyendo el apaciguamiento.

Algunos colegios han reportado su planificación de implantación, comenzando por la definición de dinámica y pautas iniciales (ritmo, modo, recursos, capacitación, etc.), con espacio para seguir creciendo y reforzar el sentido de la oración y el encuentro con Dios. También en los colegios se ha tomado mayor conciencia del desafío que significa la formación en la espiritualidad. Se espera que a partir de estas experiencias la comisión pueda identificar y compartir aprendizajes para ampliar el alcance de la implantación de manera más efectiva.

4. ¿Cuáles dirías que son los mayores retos de la implantación de esta acción? Y ¿Qué aconsejarías a otras escuelas a tener en cuenta antes, durante y después de la implantación de esta acción? 

El reto más grande a destacar sería la formación de las personas que animan el momento, y como cuidar que efectivamente sea una experiencia religiosa y, lo anterior, durante el régimen de clases una conexión con Dios.