Who Do You Want To Be? A Global School Experience inviting young people to discover a path toward the fullness of life.Participate here

Javier Bestard, de Palma de Mallorca. Coordinador de pastoral del colegio Montesión de Palma de Mallorca. Lleva toda su vida en el colegio: primero como alumno, luego como voluntario y, desde hace 17 años, también como profesor.

Una vida ligada a la Compañía de Jesús y a muchos jesuitas que han pasado por el colegio hacen de Javier una persona muy conocedora del modo propio de proceder. No solo en educación, sino también en la espiritualidad y el modo de hacer pastoral. Además, este profesor participa desde hace dos años en el equipo de Líneas de Fuerza.

¿Qué es Líneas de Fuerza?

Es la manera de que todos los colegios de la Compañía en España vayan en una misma línea (por esto lo de “líneas de fuerza”) y vayan trabajando la espiritualidad en un mismo sentido. Cada centro lo gestionará de una manera, pero es una manera de saber que tenemos un hilo conductor, que sale de los Ejercicios Espirituales y de la Pedagogía Ignaciana. Esto se traduce en un lema que vamos trabajando en todos los colegios de la Compañía.

Para mí es una manera de trabajar la identidad juntos. Una de las cosas positivas de Líneas de Fuerza es que lo mismo que trabajamos en Mallorca, se trabaja en SAFA, en Loyola, en el colegio de Pamplona y el de Oviedo. Y eso te une mucho, porque te sientes vinculado a algo más grande.

Cada año lo dedicamos a un tema. Y este año el lema es “AcogerTe. Un fuego que enciende otros fuegos”. Háblanos de esto.

Funcionamos por ciclos de seis años que siguen un hilo conductor. Tienen una raíz en los Ejercicios, en reflexiones, momentos y dinámicas propias de los Ejercicios: la meditación de las dos banderas, la meditación para alcanzar Amor, la Encarnación…  Y de esas claves se saca un lema.

Estamos en el tercer año de este ciclo: la contemplación de la Encarnación. Y de ahí hemos sacado AcogerTe: Dios viene a este mundo y la invitación es a acogerle, acoger a Jesús para que te cambie la vida.

Todas las actividades y materiales de este año van vinculados a este tema. Materiales preparados para todos los colegios especialmente referidos a las actividades litúrgicas. Explicamos los materiales a los profesores para que los puedan vincular. Luego cada uno lo hace con libertad. Yo, por ejemplo, intento vincular hasta el carnaval.

¿Por qué toca este año la contemplación de la Encarnación?

Dios contempla el mundo, ve que está sufriendo, que hay cosas que no están bien, que hay personas pasándolo mal… Y como ve esta situación, en base al amor que nos tiene, decide actuar. Y aquí entran las 4C: Dios se hace Consciente de que este mundo sufre, es Compasivo con nosotros, se Compromete y envía a Jesús y envía al más Competente para el mundo, que es Jesús.

La figura central este año es María, que es la primera que acoge a Dios, por eso el poster habla de Marías y se le ve con José esperando a Jesús. Está muy centrado en el Adviento este año.

Supongo que es casualidad, pero es bonito que este año la contemplación de la Encarnación coincida con una situación de sufrimiento muy cercana para todos. Normalmente hablamos del sufrimiento como algo lejano, pero este año es algo que todos podemos vivir de cerca.

El lema lo pensamos en el mes de septiembre. Ahora estamos ya trabajando el lema del curso que viene. Cuando se decidió este tema era septiembre de 2019 y la pandemia llega en marzo de 2020.

Cuando hablamos de acoger, hablamos de acoger a Dios, pero esto tiene mucho que ver con acoger al otro. Quien acoge a Dios, aprende a acoger a los demás. Y después de seis meses sin ver a los alumnos, este lema tiene mucho más sentido.

No se puede acoger a Dios si no es a través de acoger a los demás.

Claro. Es verdad que este año queremos hablar de tener más presente a Dios en nuestra vida. Y eso automáticamente te va a llevar a una acogida a los demás. Y vista la situación actual, necesitamos más que nunca acogerle a Él. Parece hecho a medida.

El sublema es ‘Un fuego que enciende a otros fuegos’. Muy en la línea de que nadie da lo que no tiene y que para poder dar a Dios, primero tenemos que acogerle a él.

Este sublema es muy potente. Cuando se lo explicaba a los profesores yo les decía que este año tenemos que ser esa luz para nuestros alumnos. Muchos vienen de un confinamiento difícil, de situaciones personales complicadas… Tenemos que ser ese fuego y mantener esa ilusión en los niños, a pesar de las medidas sanitarias que nos impiden estar cerca.

Pero nosotros mismos también necesitamos alguien que nos dé esa luz. Y ese tiene que ser Dios. Porque, si no, más que fuego, nos vamos a quemar. Y no es lo mismo ser fuego que estar quemado.

Hablemos un poco de la pastoral en los colegios. ¿Cómo crees que lo perciben los alumnos en los colegios? ¿Cómo logramos que los alumnos lo vivan como un proceso y se empapen de lo que consideramos que es nuestro mayor tesoro?

Partimos de que cada colegio de la red Educsi tiene una realidad y una sensibilidad totalmente diferente. Hay colegios donde la pastoral se respira con total profundidad y otros donde la pastoral todavía tiene que pedir permiso. No es igual un colegio de 3.500 alumnos que otro de 300.
Además, hay que decir que la pastoral no es clase de Religión. Esta última es una ayuda a tu proceso personal y de fe, pero es un conocimiento cultural de la religión. La pastoral es – o debería ser- vivencial. Que los alumnos experimenten que Dios puede formar parte de tu vida.

Hay una pastoral de mínimos, en la que se ofrecen ciertas experiencias por las que pasan todos los alumnos: convivencias de clase, hablar con los profesores de temas que no son solo académicos, eucaristías… y eso son cosas que todos los colegios de la Compañía tratan de cumplir. Unos mínimos que nutren la parte personal y humana y que ponen la base para que los alumnos y alumnas puedan contactar con Dios cuando Él decida. Porque esto lo decide Él.

Y hay otros colegios que ofrecen pastoral de máximos. Ofrecen grupos de vida, experiencias de verano, semanas ignacianas más preparadas… cuanto más potente es la pastoral, más fácil es que Dios entre en sus vidas. Hay colegios que lo tienen más complicado, pero lo que se pretende es esto.

A veces tendemos a hacer un poco siempre lo mismo, pero los alumnos que salen ahora no son iguales que hace 5 años, 10 años… Sin perder las esencias, pero, ¿cómo podemos acercarnos a ellos? Ahora, por ejemplo, los adolescentes no bajan tanto al parque como nosotros, se relacionan vía digital, juegan en común a videojuegos, etc.

Al final, esto es lo que se nos pide a los pastoralistas de los colegios de la Compañía: adaptarnos a los nuevos lenguajes, a los alumnos y a su realidad. Un pastoralista es una persona que tiene que ser muy creativa y que tiene que conocer dónde se mueven los chavales. Ellos están en el mundo tecnológico, pues nosotros también.

Un ejemplo muy bueno son los vídeos de Francisco con temáticas mensuales. Líneas de Fuerza pretende un poco esto: buscar la creatividad para poder llegar a ellos sin perder la esencia. Por ejemplo, las eucaristías siempre tienen el mismo esquema, pero se pueden utilizar algunos medios diferentes para que les llegue más.

Tampoco es igual la pastoral con niños que con preadolescentes que con alumnos y alumnas que están a punto de salir del colegio. A veces tendemos a tratar a estos últimos espiritualmente infantiles. Como que nos da miedo hacerles preguntas de sentido.

No se puede generalizar. Nosotros en Palma somos muy explícitos. Nosotros siempre invitamos a quienes se quieren afectar más a que lo hagan. Los chavales que se confirman lo hacen porque quieren y ves procesos muy sólidos. También porque llevan construyéndose desde primaria un continuo goteo de cultivo de la interioridad.

Cuanto más espacio dedican los colegios a la pastoral en su realidad, más proceso crean. Yo creo que es así. En España te vas a encontrar de todo: gente que termina el colegio y se meten en la Red Magis y otros que no. Es diferente también porque cada colegio es diferente.

Vivimos en una época en que el discernimiento vocacional está muy relegado o se lelva a edades muy adultas, ¿cómo se trabaja el proceso vocacional explícito cristiano? Para un matrimonio cristiano, a jesuita, a religioso… ¿cómo lo trabajamos?

Este proceso de seis años va trabajando precisamente esto. La primera dinámica del ciclo es la llamada del Rey Eternal, en que Dios nos llama a todos. Está muy metido en Líneas de Fuerza toda la parte de proceso vocacional. Creo que Líneas de Fuerza trabaja todo ese proceso de buscar a Dios en tu vida.

Un alumno que pasa por primaria y secundaria, pasa dos veces por todo el ciclo completo. Y en todo esto hay una invitación a encontrarse con el proceso vocacional. Este goteo cada año, para mí es muy importante. Líneas de Fuerza cuida mucho esto.

Es verdad que las vocaciones ahora están muy abiertas. Hay muchas vocaciones. Pero detrás está lo que quiere Dios de nosotros. Y Líneas de Fuerza quiere mantener esto. El corazón de Líneas de Fuerza son los Ejercicios. Y esto es muy potente.