On May 22nd 2018, we updated our Privacy Statement and our Terms of Use in compliance with GDPR. Your continued use of Educate Magis means you agree to these revised policies, so please take a few minutes to read and understand them here.

By Magdalena González Parra
  |
Feb 15th, 2019
  |

El juego se rige por las reglas creadas en 2005 por una universidad americana y es una actividad de la clase de Educación Física bautizada como dronitch. 

El departamento de Educación Física del colegio Cristo Rey de España innova en el aula de Educación Primaria desarrollando su propia versión del quidditch, el deporte de ficción practicado en el mundo de Harry Potter, actualmente en auge desde que fuera creado por una universidad americana en 2005. Además de practicar el juego con sus alumnos de 1º a 6º de E.P., el profesor Fausto Calvo ha integrado un elemento nuevo: el dron. Este artilugio volador sustituye al jugador imparcial que carga con la pelota metida en un calcetín a la espalda y que recorre unos minutos el campo para que determinados jugadores, los buscadores, la atrapen. Una vez alcanzada, el fuego finaliza. Ahora, gracias a la innovación, esta pelota vuela, como así ocurría en el libro de Rowling. Para atraparla, los buscadores disponen de una red de pesca telescópica. La nueva versión Cristo Rey del quidditch ha sido bautizada como dronich.

El juego es complicado por lo que los alumnos previamente se han empapado de las normas que lo rigen y han preparado un documento. Combina aspectos del fútbol, del balonmano, del rugby, del balón prisionero y del baloncesto, con la dificultad añadida de que el jugador debe correr con el stick entre las piernas durante todo el partido. El quidditch enfrenta dos equipos de siete jugadores cada uno con cuatro roles distintos: cazador –mete un balón entre los aros-. Guardián –portero de los aros-. Golpeador –persigue a los jugadores contrarios para darles con otro balón y eliminarles-. Y buscador –persigue la snitch-. Entran en juego  tres tipos de pelotas distintas en el campo rectangular de vértices redondeados: una tipo volleyball–quaffle- para encajar entre los seis aros (tres a cada lado); tres más blandas –bludgers- para alcanzar a los miembros del equipo contrario para eliminarlo y una tercera, snitch, que según las normas va portada a la espalda durante unos minutos por el jugador imparcial para ser atrapada por los buscadores. En el dronitch ésta es un dron-pelota que sólo puede ser atrapada por los golpeadores que estén en posesión de la red.

La práctica del dronitch hace posible desarrollar diferentes habilidades, además de  la preparación física del alumnado y el juego en equipo. Una de ellas es conseguir el dominio del dron, una técnica que forma parte de una preparación previa. Todos participan. Las normas exigen paridad de niños y niñas. Y además, para controlar el juego debe haber otros ocho miembros arbitrando el movimiento de las pelotas en el campo: las tres que golpean, la que se encesta en los aros, el dron así como su desplazamiento por encima del campo de juego. Un octavo miembro anota las puntuaciones. Un juego completo que hace que los escolares aspiren continuamente a ponerlo en práctica en horario de clase y divertirse.

 

El Dronitch.  Carta de Fausto Calvo Escobar, Profesor de Educación Física.

¡Somos noticia! Es la primera vez en la historia que se utiliza un dron para poder jugar a un deporte ¿qué te parece?

Después de realizar una búsqueda minuciosa, podemos presumir de ser los únicos y los primeros en el mundo que hemos adaptado un deporte para poder jugarlo con un dron.

¿Habéis visto Harry Potter? El deporte que practican en la película y que se adaptó para poder jugarlo sin tener que ser mago y sin necesidad de volar, es el QUIDDITCH.

Hoy en día hay muchas federaciones y competiciones a nivel mundial de este deporte cuyo hándicap es tener un stick entre las piernas para dificultar tanto el lanzamiento como la recepción y el desplazamiento.

El reglamento varía según las edades y por ello los alumnos de 6º han tenido que adaptar el que corresponde a su edad para poder incluir esta nueva variable. Han tenido que regularlo con una normativa que le permita seguir siendo un deporte no sexista y los más equilibrado posible en todos los aspectos.

Por supuesto lo hemos bautizado y le hemos puesto el nombre de “Dronitch” por ser la combinación de: DRON+quiddITCH.

En el Quidditch oficial, la Snitch es una persona imparcial que viste de amarillo y que lleva una pelota pegada atrás a la altura de la cintura y el equipo que consiga quitársela gana. Nosotros hemos sustituido esa persona por un “piloto” imparcial que maneja el dron. Para poder “cazarlo” también hemos introducido unas redes telescópicas cuya posesión y utilización también han tenido que ser reguladas en la normativa.

No es un deporte fácil ya que dentro del mismo equipo hay tres roles diferentes. Los cazadores (se les distingue porque tienen una cinta blanca en la cabeza) que utilizan una pelota concreta para meterla en los aros y así consiguen puntos para su equipo. Los golpeadores (con una cinta negra en la cabeza) que son los que utilizan otras pelotas más blandas para golpear a los oponentes y así puedan perder la posesión y posición en el campo. Y por último, tenemos los guardianes que son los “porteros” de este deporte, aunque también son cazadores por eso llevan la cinta blanca aunque su stick es el único de color verde.

Como podéis comprobar, innovamos hasta en Educación Física! ¿a quién no le gustaría aprender a jugar al Quidditch en clase de E.F. con un dron? Pues nosotros ya estamos aprendiendo en todos los cursos y poco a poco, todos aprenderán a pilotar el dron ¿cuándo te toca a ti?

Enhorabuena por el buen trabajo realizado de los alumnos de 6º de Ed. Primaria

Haremos algún partido de exhibición, os mantendremos informados. ¡No os lo podéis perder!


All Blogs