On May 22nd 2018, we updated our Privacy Statement and our Terms of Use in compliance with GDPR. Your continued use of Educate Magis means you agree to these revised policies, so please take a few minutes to read and understand them here.
By Fernando Nuñez Espinosa
Mar 14th, 2019

Uno de los grandes desafíos al momento de implementar un compromiso medioambiental es “Cambiar el Chip”…

Desde el 2009, hablar en el Colegio Berchmans de medio ambiente, no es un tema exclusivo del área de Ciencias Naturales. Hablar de medio ambiente es poner sobre la mesa nuestro futuro y el de las demás especies; es cuestionarnos sobre nuestros hábitos y comprender que el cuidado ambiental es una responsabilidad que todos tenemos: niños, jóvenes y adultos.

Hablar del tema es sencillo, porque todos tendremos una sugerencia, una opinión o una experiencia que contar; el debate, la lluvia de ideas y las reuniones son momentos propicios para recrear todo lo positivo que esperamos de algo, pero muchas veces olvidamos una variable vital para el éxito de un cambio…las personas.

Por ejemplo: Implementar un compromiso ambiental en una empresa productiva, puede ser más costoso, pero los cambios son inmediatos; es cambiar tecnologías o un proceso y los resultados serán evidenciados a las pocas semanas. Distinto pasa con una empresa de servicios y más un Colegio, donde el cambio lo debemos gestionar en el pensar; es allí donde existirán detractores y se deberán crear muy buenas estrategias para “Cambiar el Chip”.

Un punto muy importante es la participación activa de toda la Comunidad Educativa desde el primer momento; el Compromiso Medioambiental debe ser una construcción colectiva, partiendo de sus ideas, realidades y expectativas; es aquí donde todos nos sentiremos parte de algo y un preámbulo para cuestionar nuestra posición frente al tema.

El respaldo de la Rectoría y de los directivos es indispensable para lograr el resultado porque le da credibilidad al Compromiso. Contar con su apoyo es una muestra de transformación y un ejemplo para toda la Comunidad Educativa. En esta etapa de la implementación, el ejemplo es la mejor herramienta con la que contamos ya que es algo visible y tangible; cuando los cambios están  soportados por hechos, la transformación se da por si sola.

Implementar un Compromiso Medioambiental no es una tarea fácil, pero tampoco imposible. Se debe conocer muy bien el diario del Colegio: los recursos que utiliza, los residuos que genera, las reducciones que se pueden hacer, también las características de nuestra Comunidad, sus gustos, hábitos e intereses; de esta manera “cambiar el chip” será una decisión tomada desde el ser y reflejada en el hacer.

Nuestras transformaciones más importantes:

  1. Disminución en los consumos de agua y energía en más del 45% entre los años 2008 y 2019.
  2. Proyecto Ambiental Escolar, diseñado desde Objetivos Ambientales, por grado y transversales a todas las áreas del conocimiento.
  3. Gestión individual de residuos especiales: Peligrosos, Hospitalarios, Eléctricos y Electrónicos.
  4. Jornadas de impacto a nivel ciudad: limpieza de rios, adecuaciones locativas en espacios verdes y trabajo con fundaciones animalistas.
  5. Reconocimientos a nuestra gestión y compromiso ambiental:
    • 2013 – EKCOPREMIOS KCP. Mejor práctica ambiental. Categoría Educación.
    • 2016 – Sello Carbono Neutro Organizacional. Certificado Pioneros. DAGMA. CVC.
    • 2016 – Reconocimiento BIBO – EL ESPECTADOR. Mejor Proyecto Desarrollo Sostenible. Galardón Plata.